Inicio   >  El Festival  >  Los espacios   >   Ermita de San Ildefonso

Ermita de San Ildefonso

Las Ermitas de Almagro

Las Ermitas son piezas serias y humildes, que imprimen carácter y diversidad, al riquísimo mapa arquitectónico de la Ciudad de Almagro, declarado Conjunto Histórico-Artístico desde 1972.

En torno a las Ermitas, el Festival Internacional desarrolla, desde el año 2007, una constelación de propuestas escénicas, devolviendo a estos edificios religiosos, el poder aglutinador de vida social, del que ya gozaron en los siglos XVII, XVIII y XIX, y sobretodo despertando el interés por las artes escénicas en los barrios en los que se ubican. Gracias a las representaciones de teatro de calle y a las proyecciones de cine al aire libre, bajo el estrellado cielo de La Mancha se reúne un público numeroso y de todas las edades, para disfrutar durante el Festival del teatro y el cine con entrada libre.

Ya en su origen, Almagro estaba organizado en diversos barrios y en cada uno de ellos fue construida una ermita que estaba mantenida y cuidada por los propios vecinos. Su desarrollo se debe principalmente al auge del culto a las imágenes y a las reliquias, durante la Edad Media y toda la Edad Moderna, y también al resurgir de la religiosidad popular en el período de la Contrarreforma.

Desde el punto de vista arquitectónico, las Ermitas responden a diferentes tipologías. En su construcción se empleaban habitualmente materiales de clara tradición popular, como tierra, piedra y madera, elementos que permiten diferenciar el momento histórico de la construcción de cada una de ellas. Su financiación y manutención estaba basada principalmente en la limosna, en el mecenazgo o en herencias que las distintas devociones recibían.

Ermita de San Ildefonso y La Paz

Construida en el siglo XVI en una bella explanada, esta Ermita, ampliada en el siglo XVIII, consta de un edificio principal, cubierto por una armadura de par y nudillo, de clara tradición mudéjar. A este cuerpo le fue añadida una cabecera de materiales más pobres y ambas partes se enlazan mediante un arco toral. Su planta es cuadrada y está cubierta por una sencilla cúpula sobre pechinas.

Contigua a la planta principal y en la misma época, se construyó la nueva pieza arquitectónica que surge precisamente en el Barroco español, el Camarín, que es el espacio o dependencia sagrada que alberga la imagen divina. El de la Ermita de San Ildefonso y La Paz, es de traza sencilla y tiene acceso por una escalera que preserva su intimidad; la estancia está formada por un rectángulo cubierto por bóveda de cañón rebajado y aparece decorada en su interior con pinturas populares de temas alegóricos marianos.

Actividades programadas en este espacio

Patronos