Inicio   >  El Festival  >  Los espacios   >   Hospital de San Juan

Hospital de San Juan

Con la creación de la Compañía Nacional de Teatro Clásico en 1986, la institución se hizo cargo de los terrenos en los que estuvo ubicado el Hospital de San Juan de Dios, con el fin de construir un nuevo espacio escénico. El montaje de Fuenteovejuna, dirigido por Adolfo Marsillach, inaugura el nuevo escenario en 1993, estableciéndose como la sede veraniega de la CNTC hasta la actualidad.

El Hospital fue un edificio que formó parte del conjunto arquitectónico del convento de la orden de San Juan de Dios. Inicialmente el conjunto estaba compuesto por un hospital y un convento. Sus características arquitectónicas se mantuvieron hasta el siglo XVIII pero en el año 1775 sufrió una nueva remodelación quedando tal y como lo apreciamos hoy en día.

El Hospital de San Juan estaba formado por una lineal de fachada exterior, de ladrillo y tapial. En su interior nos topamos con una gran sala, en la que el hospital y la iglesia del convento quedan comunicados, con la finalidad de que los enfermos pudieran participar de los oficios religiosos.

Con los procesos de la Desamortización de Mendizábal en el siglo XIX desapareció el conjunto conventual y el hospital fue transformado, convirtiéndose en bodegas de vinos.

Se trata de un amplio espacio al aire libre, el más grande de los que están a disposición del Festival, un espacio fundamental con un aforo de 665 espectadores, que función tras función acuden a disfrutar, durante todo el mes de julio, de las excelentes producciones de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, bajo la cúpula estrellada del cielo de Almagro.

Además, en el espacio colindante a la salida del espacio escénico, el Festival instala un agradable espacio lúdico, un bar o chill out en el que espectadores y artistas pueden disfrutar de la noche almágrense e intercambiar impresiones hasta avanzadas horas de la madrugada.

Actividades programadas en este espacio

Patronos